IVLA, Instituto Valenciano de Logoterapia Aplicada.  C/ Universidad 4, planta 3ª, D-14 Valencia 46003, España

Sobre la Logoterapia

“No hay ninguna situación en la vida, que carezca de auténtico sentido"

Viktor Frankl en "Ante el vacío existencial"

 

La Logoterapia, fundada por Frankl, es conocida como la "Tercera escuela vienesa de psicoterapia", tras el "Psicoanálisis freudiano" y la "Psicología individual" adleriana. Ahora bien, la Logoterapia es más que un conjunto de principios y técnicas psicoterapéuticas; en palabras de G. W. Allport, se trata de un enfoque existencial. Y, en cierto sentido, Frankl podría ser considerado un existencialista, aunque, claro está, no como nihilista, sino esperanzado y  abrazado a la vida como un valor, como un itinerario de la persona en busca del sentido de la existencia, la autorrealización, la madurez.

     Para Frankl, toda psicoterapia se yergue, bien implícitamente, bien explícitamente, sobre una determinada teoría sobre el hombre, una determinada teoría antropológica. Tal teoría, por cuanto excede el campo de lo estrictamente clínico y se adentra en el campo de lo filosófico, supone una teoría metaclínica. El fundamento antropológico de la Logoterapia constituye el Análisis existencial, que es igual análisis sobre la existencia, entendida ésta como fenómeno primario e irreductible.

     Logos es un término procedente del griego, polisémico, que puede significar sentido, significado, propósito, espíritu, palabra, discurso, tratado, y más. Algunos de estos significados remiten a los aspectos nucleares de la Logoterapia, la cual “se centra en el significado de la existencia humana, así como en la búsqueda de dicho sentido por parte del hombre”.

     Frankl habla de la voluntad de sentido como fuerza existencialmente motivante del hombre, y no de voluntad de placer (Freud) o de voluntad de poder (Adler). Justamente, tal voluntad de sentido es uno de los supuestos fundamentales de la Logoterapia, junto a la libertad de la voluntad y el sentido de la vida.

     La voluntad de sentido es, como hemos señalado, la fuerza motivante del hombre. El hombre es un ser en busca de sentido, de significado existencial, que se proyecta existencialmente hacia el encuentro con un sentido, desde la libertad y la responsabilidad.

    Y no son los problemas sexuales (voluntad de placer) o los complejos de inferioridad (voluntad de poder) los que mayormente preocupan existencialmente a la persona, sino los relacionados con el sentido (voluntad de sentido).

      “La búsqueda por parte del hombre del sentido de la vida constituye una fuerza primaria y no una mera ‘racionalización secundaria’ de sus impulsos instintivos”.

       Pues, para Frankl, el hombre  "está estructurado de tal manera que su constitución es simplemente inconcebible si no hay sentido”, es un ser que "está impregnado de una ‘voluntad de sentido’, aquello que se frustra en la persona cada vez que se sume en un sentimiento de falta de sentido o en una sensación de vacío”.

        Es esto, lo que constituye el núcleo de la teoría motivacional de la Logoterapia.